Leyes

El rey Isaac comía las porciones que mandaba el libro sagrado. Sus cortesanos se esmeraban en banquetes que casi siempre disfrutaban los cerdos.

Isaac pasaba hambre pero se sentía santo. Y el libro era sagrado por salvar a los abuelos de la sequía.

More Reading
Older//